Las dietas milagrosas y los riesgos contra la salud

Los médicos y nutricionistas afirman que las dietas milagrosas no existen, o mejor dicho, no funcionan tan bien como todo el mundo piensa. Los riesgos y efectos secundarios que estas acarrean para la salud son grandes y numerosos. Algo que causa gran preocupación, ya que cada vez son más los jóvenes y adolescentes que se plantean este tipo de dietas para adelgazar rápidamente.

Hoy en día se pueden encontrar una gran cantidad de libros y revistas donde se anuncian este tipo de dietas, poniéndolas al alcance de la mano de todas las personas que sin conocer los riesgos creen que hacen lo mejor.

En este artículo voy a hablar acerca de las dietas milagrosas y los riesgos contra la salud. Te recomiendo que siguas leyendo este artículo si estás pensando en iniciar una de estas dietas, si quieres saber cómo reconocerlas o en caso de que estés haciendo un seguimiento actualmente a alguna de ellas.

¿Cómo saber que estamos ante dietas milagrosas?

Este tipo de dietas tienen patrones que se reconocen fácilmente. En primer lugar, es común que se promocionen a sí mismas como tales, es decir, “con esta dieta milagrosa perderás peso rápidamente, no tendrás que esforzarte y no tiene ningún riesgo para la salud”, suena algo tentador, para reconocerlas hay que tener en cuenta que:

  • Prohíben generalmente el consumo de algunos grupos de alimentos.
  • Suelen presentar testimonios de famosos falsos para dar mayor credibilidad.
  • Se ofrecen algunos suplementos especiales para la dieta que suelen ser costosos.
  • Tienden a contradecir afirmaciones que son estudiadas científicamente, incluyendo un listado de alimentos que pueden ser buenos y malos.

Las dietas milagrosas se nos puede presentar de diferentes maneras, lo más común es que sea como una dieta hipocalórica o una dieta excluyente.

  • Las dietas hipocalóricas que se ven con normalidad son muy desequilibradas y con un déficit de nutrientes que más que aportar beneficios para la pérdida de peso, favorece la pérdida de masa muscular, a causa del catabolismo proteico necesario para suplir los valores de aminoácidos.
  • Las dietas excluyentes son aún más fáciles de diferenciar, ya que se caracterizan por eliminar de la dieta ciertos nutrientes. Este tipo de dieta provoca alteraciones en el metabolismo que son perjudiciales para la salud.

Riesgos contra la salud de dietas milagrosas

Muchas personas suelen acudir a estas dietas con el propósito de perder peso rápidamente, aunque pasado un tiempo se dan cuenta que son una forma inadecuada para lograrlo de forma sostenida, ya que los hábitos alimenticios que estas enseñan son incorrectos y a largo plazo solo ocasionan problemas de salud.

Al no ser un hábito de alimentación saludable, el principal riesgo se encuentra en la reducción importante en calorías y nutrientes, ocasionando un desequilibrio orgánico. Se estaría adelgazando a expensas de electrolitos y líquidos, proteínas corporales, las reservas de energía (glucógeno) y la grasa (que es lo que realmente muchos desean perder) en un porcentaje mucho menor.

Los principales riesgos son:

  • Trastornos psicológicos y de comportamiento. Generan un desequilibrio en el metabolismo e impulsan a los jóvenes a adquirir enfermedades como la bulimia y la anorexia.
  • Pérdida importante de proteínas, minerales y nutrientes. El funcionamiento corporal se rige por unos valores predeterminados de cada uno de ellos, al alterarse estos niveles se vería un desequilibrio en el apetito, hábitos alimenticios, problemas de coagulación sanguínea, favorecimiento de la osteoporosis. Todo el funcionamiento normal del cuerpo se vería afectado.
  • En tercer lugar, se da el conocido efecto rebote de las dietas. En pocas palabras se trata de que cuando se da una perdida rápida de peso, la reacción del organismo se basa en resguardarse, haciendo más lento al metabolismo, dañando la salud y provocando un nuevo aumento de peso al adoptar una alimentación normal.

Recomendaciones al elegir una dieta

  • Antes de pensar en una dieta, lo primordial es calcular nuestro índice de masa corporal. Es una forma de dejar de obsesionarnos por adelgazar y saber si realmente necesitamos hacerlo.
  • Realizar comidas pequeñas. Mejor que 3 comidas pesadas, realiza 5 comidas más ligeras.
  • Comer bien, no significa comer menos, sino comer de forma balanceada.
  • Realizar siempre una actividad física adecuada, ya que es muy importante para estimular el metabolismo y mantener un buen estado de salud.

Deja tu Respuesta

¿Quiéres Ganar Músculo y Conseguir un Cuerpo Atlético Sin Perder el Tiempo?

Suscríbete gratis para descargar la guía TRANSFORMA TU CUERPO y empieza TU cambio ahora

Gracias por suscribirte. Revisa tu bandeja de entrada. Recibirás un correo para que confirmes tu suscripción.

Algo ha fallado.