Saltar al contenido
Tu Consejero Fitness

Mejores Suplementos para Quemar Grasa Corporal

suplementos para quemar grasa

Ni que decir tiene que el aspecto corporal tiene una enorme importancia en nuestros días. Nos guste o no la imagen corporal desempeña un papel muy influyente en nuestras vidas diarias y su impacto puede afectar desde a las relaciones profesionales como a las personales. Un cuerpo tónico y moldeado constituye una excelente tarjeta de presentación y un importante activo para el éxito.

Todos y todas aspiramos a poseer un cuerpo estético, proporcionado, con una musculatura agradable y sobre todo con bajos niveles de grasa corporal. Y por eso los gimnasios están repletos de personas dispuestas a sudar la camiseta para construir ese cuerpo soñado.

Para muchos la consecución del cuerpo con el que sueñan empieza y acaba en el gimnasio, con el trasiego de pesas y máquinas de toda índole, pero se equivocan y por mucho. Si supieran que los estudios más recientes confirman que a la hora de desarrollar la musculatura y reducir la grasa corporal tiene más relevancia lo que se hace fuera de la sala de ejercicio que dentro de ella, se quedarían estupefactos.

¿QUIERES TRANSFORMAR TU FÍSICO?

¿Estás buscando un cambio físico y no sabes cómo empezar? ¿Quieres acelerar los resultados de tus sesiones de entrenamiento? Con nuestros cursos de musculación y de pérdida de grasa, conseguirás resultados en 12 semanas. Haz clic en el botón que más te interese.

Pero es así. Por ejemplo, es un hecho que el entrenamiento constituye un estímulo para iniciar una serie de cambios y reacciones químicas que dan origen a la activación de los procesos que derivan en el aumento del tamaño de los músculos, pero éste no es más que eso, el primer paso, y si no se suceden otros esa mejora no tendrá lugar.

Básicamente, el entrenamiento tiene que producir una erosión de las fibras musculares que deben repararse posteriormente y tras la regeneración de sus estructuras proteínicas se realiza una sobrecompensación en la que además de reparar ese daño fibrilar se añade más proteína para reforzarlas y que la próxima vez que se vean enfrentadas a esa situación la puedan soportar mejor. Ese es el principio del aumento de la fuerza y del tamaño muscular: destruir para luego reconstruir más fuerte; pero para eso es preciso que el cuerpo disponga de suficientes elementos constructores de los tejidos (nutrientes) o de lo contrario no es posible que se produzca el crecimiento.

Por ejemplo, en diversos estudios se ha podido comprobar como los sujetos que se entrenaban con gran dureza pero no seguían una dieta óptima, no obtenían los mismos resultados que aquellos que sin entregarse con la misma dureza al entrenamiento, en cambio llevaban una dieta rica en proteínas y calorías que favorecía el entorno metabólico idóneo para la síntesis de nuevas estructuras. Ese aspecto ha sido contrastado en numerosas ocasiones.

Pero para lograr transformar la composición corporal y lucir un cuerpo impresionante no basta con mejorar los músculos, sino que también es necesario que éstos se vean definidos, es decir que no estén recubiertos por una capa de grasa.

Y de la misma forma que el crecimiento de los músculos depende más del entorno metabólico y rico en nutrientes (proceso conocido como anabolismo) que del propio entrenamiento, a la hora de reducir la adiposidad subcutánea y hacer aparecer los músculos bien definidos, también es más importante lo que se come y lo que no se come, así como el entorno y ritmo metabólico, que el ejercicio propiamente que se haga.

¿No conocéis a chicos que se entrenan como fieras sin fallar un día y cuya musculatura y fuerza no es nada del otro jueves? Y ¿no habéis visto a esos/as que no paran de hacer aeróbic (incluso los monitores/as) y sin embargo están recubiertos de grasa? Es un hecho que el ejercicio cardiovascular contribuye a reducir los acopios de grasa, pero por sí solo no es suficiente.

Esa es la prueba viviente de que el entrenamiento es solamente una pequeña parte del conjunto de procesos que pueden llegar a transformar la composición corporal.

Las otras dos ecuaciones relevantes son la dieta y algunas sustancias naturales capaces de inducir los cambios metabólicos necesarios para favorecer esa transformación corporal.

Modificar la composición corporal gracias a la dieta

Ni que decir tiene que la dieta constituye el factor esencial para modificar la composición corporal. Siempre se ha dicho “somos lo que comemos” y deberíamos añadir “Según comemos así nos vemos” porque la alimentación influye directamente en el aspecto y en la composición corporal. Si coméis más calorías de las que el cuerpo puede quemar en sus funciones y en las actividades cotidianas, ese exceso se acumulará en forma de tejido adiposo de reserva. Punto.

Si consumís demasiado azúcar, o hidratos de carbono refinados y rápidos, eso provocará una subida de insulina que también fomentará la formación de grasa subcutánea. En cambio, si no consumís la suficiente proteína, entonces los músculos no podrán reconstruirse después del entrenamiento y proceder al aumento de las fibras y por tanto de los músculos.

Si sois delgados (ectomorfos) entonces vuestro objetivo debe ser comer muchas calorías, así como proteínas y carbohidratos complejos para favorecer la ganancia de peso y repartirlas en varias pequeñas comidas, al menos de cinco a seis al día.

Si sois del biotipo endomorfos, de los que se engordan con facilidad y se ven todo el año recubiertos por una capa de grasa, entonces debéis reducir las calorías para forzar al cuerpo a utilizar su reserva energética en forma de grasa.

En ambos casos la dieta es esencial para favorecer la ganancia de masa y la reducción del coeficiente graso y de hecho la dieta óptima es básicamente igual para ambos casos.

Eliminar la grasa es el objetivo universal

Es un hecho que existe una forma rápida y efectiva para mejor el aspecto corporal instantáneamente y es reduciendo los acopios de grasa subcutánea. Con independencia de la cantidad de músculo o proporciones que tenga una persona, hombre o mujer, en cuanto se reducen los niveles de adiposidad, el aspecto mejora de forma extraordinaria.

Cintura más pequeña y prieta, caderas, glúteos, muslos, espalda y brazos aparecen más duros, tersos y musculosos nada más afinar la piel al reducir la grasa.

Además, visualmente la proyección de un cuerpo definido parece mucho más grande, fuerte y musculoso que otro blando y tapado por una capa de grasa aunque posea un tamaño mucho mayor. Tampoco hay que obviar que el exceso de grasa aparte de antiestético es muy poco saludable, pues está ligado a numerosas enfermedades, especialmente a las cardiovasculares.

Por eso, dentro del mundo de los suplementos existen desde hace años no pocos dedicados a fomentar la reducción de los depósitos grasos, aunque algunos con más éxito que otros.

L-carnitina

La L-carnitina es un aminoácido que puede producir el propio cuerpo y cuya función principal es llevar los ácidos grasos (triglicéridos) a las mitocondrias para generar energía a partir de ese combustible. Aunque eso puede ser saludable, sus efectos reductores de la grasa subcutánea son casi inexistentes y para notar algo hay que ingerir 3-4 gramos antes del ejercicio cardiovascular.

CLA

El CLA es una grasa saludable que se obtiene del aceite de cártamo. Como suplemento se supone que contribuye a favorecer el uso del azúcar y las grasas por parte de los músculos, limitando así el almacenamiento de la grasa, pero los resultados reales son ínfimos, porque además para poder ejercer algún efecto se debe consumir en al menos 3.000mg por dosis.

Reductores de apetito

Los reductores del apetito forman otra familia de suplementos para adelgazar y entre éstos se encuentra el konjac, que es una planta originaria de Asia utilizada en la cocina y en la medicina tradicional. Su raíz es muy rica en una fibra conocida como glucomanano que posee una viscosidad muy elevada y una gran capacidad de retener el agua, de tal forma que al hincharse en el estómago contribuye a moderar el apetito por el efecto saciante. Como es evidente si coméis menos calorías perderéis peso.

El wakamé es un alga comestible muy rica en fibra con la propiedad de aumentar el bolo alimenticio y producir una sensación de plenitud y saciedad que reduce el apetito a la hora de comer.

Inhibidores de la absorción de hidratos de carbono

Otra familia de suplementos son los captadores de grasa e inhibidores de la absorción de los hidratos de carbono. Entre éstos se encuentra el nopal es una especie de cactus de México cuyas hojas contienen fibras que le permiten captar una parte de los azúcares y las grasas de la dieta. La algarroba posee igualmente propiedades atribuidas al ingrediente galactomanano que sería capaz de disminuir la absorción de las grasas, además al contacto con el agua hace que el bolo alimenticio sea más voluminoso y disminuye así el apetito.

El chitosan es una fibra obtenida de los caparazones de los crustáceos. Se dice que esta fibra marina puede fijar hasta 12 veces su peso en grasas y formar así un gel no digestible que se elimina de forma natural, por tanto reduce la absorción de las grasas de las comidas.

El problema con este tipo de producto es que elimina las grasas malas y las buenas también, así como las vitaminas liposolubles. Y por otro lado disminuye la absorción de las grasas de la dieta, pero no hace nada por disminuir los acopios de grasa acumulados.

Suplementos naturales para activar el metabolismo

Nos guste o no, la realidad es que la diferencia entre incrementar la masa muscular o no, y entre acumular tejido adiposo o su eliminación, dependen del funcionamiento del metabolismo más que del tipo o de la cantidad de ejercicio que hagáis y también la eficacia de la dieta, puesto que a fin de cuentas el metabolismo engloba todas las reacciones químicas del cuerpo tendientes a producir energía, calor corporal, grado de uso de las calorías ingeridas, así como su capacidad para quemarlas o almacenarlas como reserva para posterior uso. En otras palabras, tanto vuestros niveles de energía como la capacidad de crear músculo y de destruir la grasa dependen del óptimo funcionamiento del metabolismo.

La ciencia ha comprobado que existen algunos compuestos naturales capaces de inducir la inhibición o la activación de ciertos procesos metabólicos capaces de generar la adquisición y la preservación de músculo, al tiempo que otros promueven la degradación del tejido graso de reserva. De hecho, estas acciones lo que hacen es acelerar algunas funciones del metabolismo y promover que éste actúe con un mayor calado y propicie un entorno favorable a la construcción de nuevo músculo, al tiempo que descompone el tejido graso.

Entre esos ingredientes cuyos efectos han sido bien comprobados por la ciencia están:

  • Guarana
  • Extracto de té verde
  • Ácido hidroxicítrico (HCA)
  • Forskolina
  • Naringina
  • Sinefrina
  • Algas fucus (yodo)
  • L Tirosina
  • Diente de León
  • Gimnema silvestre

El TH 101: un suplemento natural y sumamente eficaz para eliminar grasa

Después de ver el anterior listado de compuestos naturales, sería interesante poder tener acceso si no a todos, sí a la mayoría.

Ahora bien, no es insensato pensar que si se pudiesen agrupar todos ellos en un preparado, éste sería de unas características absolutamente únicas y de una eficacia fuera de toda duda tanto para eliminar la grasa como para fomentar la adquisición de músculo, es decir para modificar la composición corporal.

Pues existe. Se trata del TH101 de Future Concepts, cuya fórmula es sumamente precisa y calculada y reúne exactamente estos compuestos examinados.

La ausencia de efectos molestos o peligrosos es el primer hecho destacable, pero su eficacia es el segundo.

Como no hablamos de un fármaco sintético, las acciones del TH 101 son suaves pero dinámicas, profundas y progresivas.

Con esta fórmula se mejorará la función tiroidea de forma natural, aumentaréis la termogénesis y con ella el gasto calórico durante las 24 horas del día, mucho más durante la actividad física, que se verá mejorada a su vez por el aumento de energía, así como lo hará la concentración y el estado de alerta mental.

Con el TH 101 se acelerará la lipólisis y el tejido adiposo irá disminuyendo sustancialmente, al tiempo que la musculatura se verá preservada ante las exigencias de la dieta y los rigores del entrenamiento, e incluso aumentará por la mayor circulación de testosterona libre en los hombres.

La dureza muscular será más evidente como consecuencia de la eliminación de los líquidos subcutáneos y el cambio físico será muy importante, pero lo mejor de todo es que con el uso regular de este ergocéutico progresaréis más en el ámbito muscular y vuestro metabolismo saldrá reforzado.

Sí, el TH 101 es realmente tan eficaz como dicen los usuarios y lo es en mujeres y hombres, así como a corto, medio y largo plazo, porque la ciencia respalda sus acciones.

Este artículo ha sido redactado por los chicos de Olympus Sport, empresa que desde 1987 ha estado importando y distribuyendo en España y otros países de Europa artículos para el deporte con especialización en la nutrición deportiva.